miércoles, 16 de febrero de 2011

Los concursos que nos han hecho crecer

¿Os acordáis cuando sólo teníamos una televisión en casa? Ahora prácticamente vivimos por y para ella, ocupamos todas las estancias de la casa con un televisor y orientamos todos los muebles hacia él. Esta es la historia de nuestra televisión...Por partes. He querido empezar por "Los concursos", un formato que es a la televisión lo que la patata a la agricultura; un imprescindible. Y es que con el éxito que tuvieron en los 80 y 90 en nuestro país es difícil concretar porqué todos estos formatos han caído en el olvido, y cuando los han querido rescatar han fracasado estrepitosamente.

Se puede empezar de otra forma, pero no se debe. 1,2,3 es el padre de todos los concursos de este país. Los mejores humoristas del momento, chicas guapas, grandes premios, una sintonía pegadiza y lo más importante, un icono que ha perdurado todos estos años: la calabaza Ruperta. Aún hoy en día es difícil calcular cuántos habitantes de Torrevieja han pasado por el 1,2,3 de Chicho Ibañez Serrador.



Por Tve1 pasaron, además del 1,2,3, numerosos buenos y míticos concursos. ¿Quién no recuerda el mítico “¡A Jugar!” de Joaquín Prat en El Precio Justo? Por esas fechas en tve1 también había sitio para los niños. Juego de Niños puso de moda entre otras cosas el término gallifante, que hoy en día seguimos usando… ¡Y es de 1989! Otro programa de éxito de esa época fue No te rías que es peor. Ahí se dieron a conocer un nutrido elenco de humoristas, desde Marianico el Corto hasta Pedro Reyes. Su hermano gemelo en la actualidad podría ser El Club del chiste, sólo que no hay nadie riendo…Digo concursando.



Mientras los eruditos se entretenían con concursos como El tiempo es oro o Cifras y Letras, empezaban ya arrancar formatos de otra índole en la década de los 90 como el famosísimo ¿Qué apostamos? Que duró la friolera de siete años. Siete años esperando hasta la madrugada sólo para saber si se duchaban Ana o Ramontxu. Había pruebas de todo tipo, desde el matemático rapidillo hasta los forzudos tirando de camiones. Prueba palpable de su éxito es que hay países emitiendo formatos parecidos. En Alemania hace mes y medio un concursante sufrió un gravísimo accidente apostando a que saltaba varios vehículos con unos zancos. Ahora estará pensando “¿Porqué no hice una multiplicación de 200 dígitos?”



Empezaba así la época de los concursos espectaculares. En tve1 apostaban por La noche de los castillos, una especie de Pekin Express nacional y trastabillado que no tardaría en desaparecer. Para entonces Antena 3 y Telecinco ya se habían puesto las pilas y empezaban a emitir concursos de éxito. El Gran Juego de la Oca presentado por Emilio Aragón, es quizá uno de los formatos más recordados. El flequi, beso o tortazo, la piscina de barro, Maxtor y los famosos dados electrónicos que nos daban un ganador justo antes de finalizar, la magia de la tele. Mientras en telecinco apostaban más por el “amor”, por decirlo de alguna manera con concursos como Su media naranja o Uno para todas, cuya versión actual podríamos decir que fuera Mujeres y Hombres y Viceversa, con unos cuantos musculitos más y unos cuantos cerebros menos. ¿Y qué me decís de Furor? Grafismos como el de “Tío Bueno” que acompañaban a la presentación de Alonso Caparrós hablan por sí solos.





Aunque sé que he obviado un montón de concursos, creo que he rescatado los que más nos han hecho crecer, y no hablo de la edad…

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Tosar's Breakdance

Este vídeo viene muy a cuento después de la polémica desatada en El hormiguero sobre que "humilla" a sus entrevistados extranjeros. Luis Tosar acudió ayer a Buenafuente a presentar su nueva película "18 comidas" y no tuvo practicamente ningún reparo en participar del show. Extranjeros o de casa, hay una fina línea que separa a un entrevistado de su propio ridículo, y esa línea es el punto concreto donde se sitúa el presentador, cuyo único trabajo es hacer que se sientan bien. BFN se mantuvo firme y consiguió que uno de los mejores actores del mundo bailara breakdance. Esto es televisión.

domingo, 21 de noviembre de 2010

GH: Salir por la puerta grande

GH aparte de ser el formato televisivo más criticado de la historia suele dejarnos a veces detalles de auténtico descojono. Para poneros en antecedentes, el pasado jueves resultó expulsado el concursante Eduardo Palomino. Edu tiene una discapacidad auditiva y su compañera de sala de expulsión no lo sabía, así que se creo un momento mágico. Mientras ella hablaba, él se pasaba todo por el forro de los mismísimos porque no oía. El culmen es en el minuto 1:24 cuando ella le dice que salude a su hermano. Y para colofón final Edu se mete un guarrazo, sin duda la mejor salida de los últimos años.

martes, 16 de noviembre de 2010

Trapote se baja de la noria

No soy fan de esta chica pero ¿le hubieran hecho lo mismo a Ana Rosa Quintana cuando publicó Sabor a Hiel? Hipócritas.

viernes, 29 de octubre de 2010

De príncipes y romanos

Una amiga me dijo el otro día que cómo no iba a comentar nada de tan cruda guerra desatada entre Antena 3 y Telecinco. Al principio pensé que no era cosa de teleFANken tratar esos temas, pero después de ver las informaciones en sendos telediarios de sendas cadenas no he podido reprimirme. Y es que no tengo el documento gráfico, pero creedme cuando os digo que los dos informativos abrieron sus sumarios con la noticia de que habían ganado al otro, rollo pataleta de niño pequeño.

Ya es difícil aventurarse a ver un estreno de ficción española para que encima te lo anden moviendo según el vecino cambie de opinión. No es la primera vez ni será la última, la contraprogramación es una práctica habitual sobre todo entre las cadenas líderes. No me veo a la 2 contraprogamando Redes para batirse en duelo con sus colegas de Águila Roja, por ejemplo. Contraprogramar no es del todo legal, pero el peaje es más barato que la A-8 entre Bilbao y Donosti, así que todos se tiran a la piscina, y si sale bien, pues a la piscina de los dolars.

Ni Viriato (líder de la revuelta contra los romanos) en su día más lúcido pensó que se enfrentaría a tan temido ejército, el de las audiencias. Al lado de éstas, cuatro romanos en falda se antojan fáciles de aniquilar. Y de Felipe y Letizia ni hablamos, un bombazo. Ahora su creador Joaquín Oristrell dice que él quería hacer una comedia romántica y Telecinco lo ha vendido como todo lo que vende, como un reportaje de investigación rancio...Pareces nuevo Oristrell, haber fichado a Jennifer Aniston y a Ashton Kutcher y no hubiera cabido la menor duda de que tu historia iba a tener un final feliz.

La historia se volverá a repetir pronto, en cuanto vuelvan a estrenar dos chapuzas similares (sino mirad que bien se complementan en el fotomontaje), así que el que quiera seguir una serie española, una de dos que mire la programación ese mismo día o que se tire al río con una piedra atada al tobillo, pero que mire que cubra lo suficiente.

martes, 19 de octubre de 2010

Crónicas vampíricas

Ahora que está de moda el género vampírico, hasta La Sexta se suma a la moda de drenar a Belén Esteban. Por si la gallina de los huevos de oro de Telecinco y Antena 3 no estuviera lo suficientemente exprimida va La Sexta y se apunta al carro ganador. Presentan un programa llamado el "Ranking de la década" con una serie de entrevistas entre las que se encuentra la de Belén Esteban. ¿Contradictorio? ¿Hipócrita? ¿Audiencias? Ya han hincado el diente en el cuello de la Esteban y entran de cabeza en la categoría de vampiros televisivos...Como los demás.

martes, 28 de septiembre de 2010

BFN en plena forma

No es habitual ver como tras temporadas y temporadas un mismo programa mantiene el nivel de sus chistes. Buenafuente puede que sea un caso único en su especie, está claro que con los años no mantiene la frescura del principio, pero es que sino sería un transgénico, y yo me quedo con lo natural.

Este es un ejemplo chorra de algo emitido el jueves 23 de Septiembre, que a mí me hizo mucha gracia. Cómo de una errata puedes rascar minuto y medio de sección y encima terminar en alto.

video

TeleFANken ha vuelto para quedarse.